Saturday
Dec 7/19
7:02 am

Camuy Arenas AA
CELEBRES
camuyarenas.org

Admin

Attendance:


CAMUY

Puerto Rico






 

 

"Célebres del Camuy Arenas AA"


Arenosos 2011 junto a los primeros integrantes de "Los Celebres del Camuy Arenas"

 

 

Los primeros cinco arenosos en ser reconocidos como Célebres del Camuy Arenas AA por el comite seleccionador los son:

 

Juan Francisco "Cheo" Lopez

Primer apoderado y dirigente del Camuy Arenas AA en 1957.  Autor de las Gloriosas Once Letras.  Se retira en 1960 a la edad de 39 años.  Regresa en el 1964 como dirigente.  Lleva a Camuy al primer Campeonato Seccional.  Ese mismo año es escogido como coach del Equipo Nacional que nos representó en Colombia.  Exaltado al Recinto de los Inmortales del Beisbol Aficionado en Humacao el 27 de noviembre de 1988.  Conocido como el "Padre del Beisbol Camuyano".

 

José Alejandro "Cucú" Rodríguez

Este hatillano se convirtió en camuyano por adopción por sus fuertes batazos, su entrega y humildad.  Participó en once temporadas entre 1974-1987.  Conectó 195 hits en 650 turnos, para promedio de .300. Remolcó 119 carreras. Conectó 15 cuadrangulares. Excelente bateador derecho.

 

Guillermo "Guille" Velázquez Torres
"El Bambino Camuyano
"

Una muralla en la antesala.  Bateador de promedio y poder, para muchos la mejor tercera base de nuestra historia. Participó en 15 temporadas (1966-1981).  Conectó 293 hits en 983 turnos, para promedio de .298. Remolcó 168 carreras.  Anotó 133 carreras.  En 1976 remolcó 34 carreras llegando segundo a nivel nacional.

 

Diómedes Delgado Cruz

Participó en 24 temporadas (1979-2002). Conectó 607 hits en 1978 veces al bate, para promedio de .338. Anotó 379 carreras.Remolcó 154 carreras.  Dos veces consecutivas campeón bate de Puerto Rico (1989-1990). Guardabosque rápido y bateador zurdo con buen poder. Unico número retirado del Camuy Arenas AA, el número uno (#1).

 

Angel Luis Rodríguez Santiago
"Lanzador Derecho"

Participó en 14 temporadas (1974-1989).  Obtuvo 49 victorias.  Fue derrotado en 26 ocasiones para promedio de .653. Lanzó en 670 entradas y un tercio. Permitió 238 carreras limpias, para una efectividad de 3.20.  Propinó 420 ponches.  En el 1979 fue miembro del Equipo Nacional para los Juegos Panamericanos.  En 1980 fue líder nacional de efectividad con 0.95.

------------------------

Escritos sobre los Exaltados a  Celebres del Camuy Arenas [2012] por el Sr. Pastor Santiago Toledos, Presidente Junta de Directores, CamuyCoop

 


Ángel Rodríguez Colon

"Angelito" llegó a Camuy vía Arecibo pero pareció llegado del cielo. El “caballero silente” del left field en la parque cuya verja era de planchas de zinc, con postes de madera y focos dentro del terreno de juego, bleachers de cemento, algunos sin pulir y techado de zinc y con un backstop cerrado, comenzó a producir tan pronto llego a Camuy. Bateador de fuerza, Angelito era reconocido como un buen bateador cuando en la sección norte había extraordinarios jugadores y equipos.  Recuerdo haberlo visto sacar una bola alta “pescuezua” por todo el left field del parque de Camuy.

 

Angelito en el left era como que el sol sale por el este. Humilde, callado, respetuoso un verdadero caballero, Angelito se gano a la fanaticada camuyana en particular a mi abuela Pancha López.  Recuerdo a Paco Abreu cantando una plena que decía “Déjala bailar Angelito, déjala bailar, no seas tan celoso Angelito, déjala bailar”. Ese era el beisbol de la época donde los jugadores llegaban al parque con el uniforme puesto, con chancletas y el guante, los ganchos y el bate en sus manos.  Compartían con el pueblo sus fanáticos antes del juego, en el intermedio del doble juego y después del juego.

 

Los números no mienten, Angelito fue uno de los mejores bateadores del Camuy Arenas y jugó la pelota con tesón y dedicación. Era y es un querendón de la fanaticada pues siempre se daba la vuelta para ver los arenosos estando ya retirado. Los fanáticos de mi generación tenemos una deuda de gratitud con Angelito y otros Arenosos fuera de serie por se buenos peloteros pero mejores personas. ¡Gracias!

 

 

Manuel A. Crespo Soler

Papo Crespo es uno de esos seres legendarios a quienes pocos conocen por su nombre de pila.  Papo y yo fuimos compañeros en la escuela y en nuestra juventud gloriosa. Hijo de Camuy hasta el “tuétano”. Papo se distinguía en la escuela por su hermosa caligrafía y en la temprana adolescencia comenzó a descollar como pelotero con un brazo de lanzar prodigioso.

 

Producto de las Estrellas Juveniles y de los equipos que dirigía Freddy Hernández, entre otros.  Papo Crespo y Carlitos Hernández Tridas fueron a mi mejor recuerdo los primeros camuyanos en jugar Pequeñas Ligas en equipos del área metropolitana. Muy joven aun debutó en el Camuy Arenas como un receptor fogoso con una bazuca por brazo y a quien había que atropellar para poder anotar en una jugada en el plato.  Recuerdo como gozaba cuando llegaba a base un potencial robador de bases. Salía el corredor y Papo cargaba el brazo y soltaba un hilo para darle out o la metía profundo al center field, donde llegué a ver al Guareto Medina quien tenía otro cañón, “explotar” al corredor en home o meterla por encima del backstop.  Papo no se rendía, a pesar de haber militado en equipos mediocres.  Era un orgullo ver jugar a ese hijo de Camuy quien gano como lanzador un juego en el Carnaval de Campeones del 1964.  Una vez concluyó su vida como pelotero Papo dirigió al Camuy  Arenas AA donde se destacó por se un dirigente exigente en la preparación física, disciplina y el esmero con que se tenia que jugar.  Fueron muchos los que no supieron aquilatar sus dotes de líder nato salpicando con su lenguaje florido.  Su mejor desempeño como dirigente fue con el Camuy Arenas Clase A donde moldeó un equipo que funcionaba como un reloj suizo y donde ganó el campeonato de Puerto Rico en el 1987.

 

Alejado del beisbol como jugador y dirigente sigue siendo recordado como un gran entrenador habiendo sido parte del esfuerzo que llevó a su hijo Jesse Joe al profesionalismo.  Hoy día, Papo Crespo es un fanático asiduo del Camuy Arenas con su omnipresente radio.  Arenoso del “corazón del rollo” Papo Crespo es sinónimo del orgullo que sentimos por Camuy y los arenosos.

 

 

Pedro Santos Guillama

Hijo de Moncha e Ismael y hermano de Olga y Myrna. Pedro, descollaba como atleta desde pequeño cuando jugábamos pelota en un “cercao” en la Zarza donde vivía. Pedro era incansable un verdadero “fiebrú”.  Su poderoso brazo derecho era tema de discusión de los fanáticos del beisbol de la Zarza entre ellos los Vega y los Cajigas.  Recordamos a Pedro como el lanzador del equipo varsity de la high con Papo Crespo como cátcher enfrentándonos al equipo de Manatí donde jugaban entre otros futuros peloteros AA, Tony Valentín, padre.

Como sucede en muchas ocasiones y en muchos pueblos Pedro comenzó su carrera en la pelota AA con el equipo de los Patrulleros de San Sebastián.  “Nadie es profeta en su pueblo” dice el dicho de refranero popular y tal vez no haya lugar donde se haga patente que en el deporte.  Al cabo de tres años en “El Pepino” Pedro volvió a su Camuy natal donde militó por quince años con los arenosos.

 

Pedro obtuvo 43 victorias con una efectividad de 3.83 en 636.2 entradas lanzadas.  Los fanáticos arenosos tienen que recordar las joyas monticulares que en muchas ocasiones lanzaba Pedro con buena recta y enorme curva tal vez solo comparables a la de Ángel Luis Rodríguez.  Además, de lanzar el vínculo de Pedro con el Camuy Arenas incluyo el ser dirigente de la novena en dos ocasiones distintas.  Ya retirado como lanzador y dirigente Pedro se convierte en un exitosos comerciante y junto a Luis “Cano” Rivera Toledo se echan sobre sus hombros al Camuy Arenas en los largos años de peregrinaje debido a la construcción por siete largos años del modero Cheo López.  Cano Rivera como apoderado y Pedro Santos como coapoderado libraron arduas luchas de las que muchos fuimos testigos por mantener el equipo a flote.  La hazaña de Paco Torres, Cano Rivera, Pedro Santos y otros por preservar vivo al Camuy Arenas es un record difícil de igualar.  Jugar durante siete años en parques de Arecibo y Hatillo es algo digno de encomio y algo que los fanáticos del Camuy Arenas no debemos olvidar y siempre agradecer.

 

Con el tiempo Pedro se convierte en apoderado del Camuy Arenas y logra un campeonato seccional (2004) y dos participaciones en el Carnaval de Campeones jugando aun fuera de Camuy a pesar de las condiciones adversas de los años de nómadas hay que reconocer el esfuerzo de Pedro y todos aquellos que nos han permitido sufrir y gozar al mantener a los arenosos sobre el terreno de juego año tras año desde el 1957. 

 

 

Francisco “Paco” Torres Quijano

Con el mayor de los respetos pensamos que la mejor forma de describir a Paco Torres es como un “jibaro bueno”.  Servido publico como maestro y director de escuelas de excelencia, agricultor y ganadero, esposo y padre de punto y aparte, hijo y hermano cabal, deportista como fanático del beisbol y de caballos de paso fino y esto dentro de un amor entrañable por Camuy y  Puerto Rico.  Sin embargo, lo que más destaca de este “jibaro bueno” es su espíritu de lucha y su humildad.  La mas resiente muestra de lo anterior es la forma valiente que se enfrentó a un serio quebranto de salud.

Hay dos generaciones de fanáticos del Camuy Arenas que le debemos a Paco Torres el que tuviéramos beisbol AA en Camuy. Hubo par de años de exilio en Hatillo pero a pesar de las vicisitudes ahí estaban los Arenosos.  Paco supo aglutinar a un grupo de personas que le acompañaron en sus veintisiete años como apoderado.  Obtuvo como apoderado dos campeonatos de sección en los años 1975 y 1987. Recuerdo fielmente haber escuchado a peloteros decir que en Camuy las dietas no eran las que pagaban otros equipos pero que Camuy y Paco Torres no le debía ni un centavo a sus peloteros.  Otro comentario de pasillo de la época era que Camuy no le debía nada a la liga pues los administradores y el apoderado de Camuy era gente de la mayor seriedad y honradez.

 

El presidente de la Federación de Beisbol AA el Lcdo. Osvaldo Gil aprecio en Paco Torres los dotes y características que lo adornan como ser humano de excelencia.  Rápidamente atrajo a Paco para que ocupara diversos puestos directivos en la Liga.  Paco le inyecto a la Federación su capacidad para dialogar con respeto y firmeza, su capacidad para convencer y no atropellar.  La liga se prestigio con Paco como su vicepresidente por siete años. Representó a la Federación de Beisbol Aficionado AA como delegado en Cuba y Taiwán.  En una ocasión fue electo Ejecutivo del Año.  Tal vez el mayor reconocimiento se le ha hecho a Paco Torres fue su exaltación al Salón de los Inmortales del Beisbol Aficionado en el 1997.

 

Paco Torres es un deportista fuera de seria. Estoy seguro que su record de 27 años como apoderado del Camuy Arenas no será ni amenazado pues el beisbol AA ha cambiado mucho desde que Paco cedió la administración del equipo.  Alguien dijo que los seres humanos y sus hazañas no mueren mientras mantengamos vivos sus recuerdos.  Estoy seguro que personas de verbo florido como Osvaldo Gil pueden hablar durante horas de Paco Torres.  Me enorgullece el que se me haya brindado la oportunidad de escribir sobre Paco Torres y sus aportaciones a Camuy y los Arenosos, aun así, me siento en deuda con Paco por no haberlo dicho antes y en persona.  ¡Gracias! Caballero del Deporte.

 

 

Secundino “Cundy” Soto Martínez

Hatillano de nacimiento pero camuyano por adopción, Secundino Soto es a mí entender, con el perdón de muchos otros, el pelotero no camuyano que con más garra y orgullo vistió el uniforme de las once letras. Había que ver como Secundino se enfrentaba a los mejores equipos de la Liga fin se semana, tras fin de semana, y batallaba lanzando partidos que con mas defensa y bateo hubiesen significado mucha mas victorias.

 

La recta por el lado del brazo de “Cundy” era veneno para los derechos y ya un lanzador mas maduro descubrió la curva o slider con menos velocidad para neutralizar a los zurdos.  Caballeroso, callado y humilde no cejaba ante los retos y no había quien los intimidara, todo lo contrario.

 

La mejor muestra de empero de Cundy fue la recuperación de una fractura en un tobillo y otras lesiones sufridas en un accidente.  La recuperación fue larga pero no cejó en su empero por volver a lanzar con el Camuy Arenas. Regresó al Camuy Arenas y lanzó tal vez sus mejores juegos con Camuy.  Cundy obtuvo 66 victorias con efectividad de 3.68 en 1,076 entradas lanzadas durante sus 23 temporadas con Camuy.  Aún recuerdo al señor padre de Secundino, quien fue mi amigo, desesperado cada vez que su hijo lanzaba un juego de quilates pero donde no salía triunfante o por falta de ofensiva o de defensiva de los Arenosos de esos años.

 

Los seres como Secundino son inauditos en el beisbol moderno.  Los vínculos de los peloteros con sus equipos no son tan estrechos y duraderos.  El coraje y empero de Cundy por hacerlo bien cada vez que subía a la loma de lanzar caracterizaba a este caballero que sudaba vergüenza bajo el ardiendo sol camuyano.  Los camuyanos tenemos una deuda de eterno agradecimiento con Secundino Soto Martínez.

 

 

Alberto Ávila López

Alberto fue mi amigo o “parsa” como me llamaba. Compartimos muchas ideas en especial el amor por Puerto Rico y el Camuy Arenas.  Alberto, para muchos jóvenes camuyanos era un intelectual de pueblo. Escuchar a Alberto narrar sus experiencias en España durante el régimen de Franco era una clase de historia. Declamaba los poemas de Federico García Lorca con la pasión de un buen bohemio, pero, a la misma vez, su extraordinaria memoria te decía quien fue el chofer de carro público que trajo a Charlie Pizarro a Camuy por primera vez.  Solo había que “cucarlo” mencionando el apodo de un pelotero, Motorita, Churí, el Caballo, Cuqui y Alberto nos indicaba quien lo trajo a Camuy, el tiempo que jugó, sus mejores momentos y los no tan buenos. Almacenaba periódicos y reportajes en su casa y en su memoria.  Este hijo del barrio Abra Honda, sede los fanáticos del “corazón del rollo” del Camuy Arenas, no solo sabia de Doble A, sino de todos los equipos de Puerto Rico. No podía faltar el radio ya que su juventud fue en la época en que no había o comenzaba la TV.

 

Pienso que el ser fanático del Camuy Arenas toda su vida llevó a Alberto a ser algo pesimista. Quien no recuerda su famosa gesta donde se pasaba el dedo índice por la garganta, “el degollado”, cuando el equipo caía abajo en el marcador?

 

Alberto Ávila fue un hombre bueno, sencillo y humilde. Nos legó sus Recuerdos del Camuy Arenas y una sincera amistad.


 

*Cada año un comite seleccionador escogerá a destacados deportistas que vistieron con orgullo y dejaron todo por las Once Letras para ser reconocidos como "Célebres del Camuy Arenas", tú como fanatico puedes cooperar para que esto sea posible a través de la cuenta #926660 en CAMUY COOP. 



 


Lineup Cards, Dugout Charts, Pitching Charts, Free Team Pages, Free League Pages
Powered by BallCharts.com - free team & league websites